Diferentes tipos de motorización para toldos

automatísmos toldos

Cada vez es más frecuentes instalar toldos eléctricos y motorizados, así como colocar motores en toldos instalados previamente. De esta forma las tareas cotidianas de extender y recoger los toldos es mucho más cómoda y segura.

Tipos de motorización para toldos

Según el toldo que vayas a poner puedes elegir entre estos sistemas:

Motores tubulares

Son los más económicos, por lo que se utilizan con frecuencia para motorizar toldos manuales ya instalados. Se colocan dentro del tubo de enrolle y son inapreciables desde el exterior. Los topes finales de la lona son mecánicos y tienen una alta fiabilidad. Estos motores se pueden elegir de 40, 50 y 60 mm de diámetro, dependiendo del tamaño del toldo.

Motores para toldos tipos cofre

Para este tipo de toldo se recomiendan motores tubulares sin cableado y con topes electrónicos. El cierre del cofre se realiza cuando una parte entra en contacto con la otra. Previamente, cuando se acerca el final de carrera de la lona, el motor ralentiza las vueltas, para que el cierre se realice con precisión.

motorización para toldos

Motores tubulares con receptores de radio

Son motores que funcionan con receptores de frecuencia. Estos motores son muy recomendables cuando es necesario manejar varios toldos a la vez y son los más utilizados en los sistemas automáticos y domóticos. La ausencia de cables los hace compatibles con todos los toldos de la vivienda. También son una solución idónea para motorizar toldos ya instalados. Se pueden instalar en toldos de cualquier diámetro de tubo y con cualquier dimensión.

Motores tubulares de seguridad

Reúnen los requisitos de los motores tubulares pero con la particularidad de ser compatibles con el accionado por manivela. Estos los hace especialmente recomendables en casas aisladas o lugares donde hay cortes de corriente eléctrica.

Tipos de automatismos para toldos

Los automatismos son elementos de seguridad necesarios para proteger el toldo de lluvia, viento y tormentas, evitando que se puedan romper y que puedan ocasionar daños personales. También existen automatismos para accionar la extensión del toldo cuando incide el sol sobre él.

Sensor de viento

Es el elemento más utilizado. El anemómetro permite la recogida del toldo cuando la velocidad del viento supera el valor programado.

Sensor de lluvia

El pluviómetro incorporado en el automatismo mide la cantidad de las precipitaciones. Cuando estas sobrepasan los valores establecidos en el programador el toldo se recoge automáticamente para evitar la rotura o el desprendimiento por exceso de peso.

Sensor de sol

El elemento incluye un captor solar que mide la luminosidad del sol en cada momento. Cuando llega al valor programado el automatismo ordena la extensión del toldo. Este mecanismo supone un ahorro energético de la vivienda porque ayuda a mantener la temperatura interior evitando el sobrecalentamiento.

Estos motores y automatismos aumentan la seguridad del toldo frente a agentes atmosféricos y facilitan nuestra tarea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *